Servicios

Rehabilitación neurológica con vendaje neuromuscular

Rehabilitación neurológica con vendaje neuromuscular

El vendaje neuromuscular es fácilmente reconocible por las tiras de colores que se adhieren a la piel. El principal beneficio de este vendaje es la mejora de la circulación sanguínea y del sistema linfático, influyendo además en músculos, tendones, ligamentos y en el propio Sistema Nervioso Central. Además, tiene una importante capacidad regenerativa, ya que sin necesidad de producir en el paciente una inmovilización de la zona afectada puede también reducir el dolor.  Las utilidades de la rehabilitación neurológica con vendaje neuromuscular se extrapolan a diversos campos, por ejemplo, en el deporte de alto rendimiento, los terapeutas de muchos atletas utilizan esta técnica para tratar afectaciones físicas sin paralizar o bloquear la parte dañada.

En la actualidad, este tipo de vendajes se extiende a diferentes profesionales de la salud, desde fisioterapeutas, terapeutas ocupacionales, logopedas, podólogos, etc.

Rehabilitación neurológica con vendaje neuromuscular: un complemento muy útil

La diferencia fundamental entre el vendaje convencional y el vendaje neuromuscular que usamos en ErgoTerapia es la gran adaptabilidad para tratar una gran variedad de afectaciones, ya que puede usarse como tratamiento adicional tanto en patologías de origen traumatológico (contracturas, esguinces, tendinitis, etc), como para aquellas en las que la lesión se debe a una patología de origen neurológico y complementar asi el tratamiento rehabilitador en los diferentes trastornos del sistema nervioso, como accidentes cerebrovasculares, ictus, parkinson y  ataxias, entre otras.

El terapeuta, aplicando las vendas con más o menos tensión y la técnica apropiada según el caso, consigue en cuestión de horas cierta mejoría en cuanto a funciones musculoesqueléticas del paciente.

Beneficios de la rehabilitación neurológica

Algunos de los beneficios de la rehabilitación neurológica con vendaje neuromuscular incluyen la facilitación propioceptiva, facilitación muscular, reducción de la fatiga muscular, reducción de las agujetas, inhibición del dolor y recuperación mejorada, como en la reducción del edema y la mejora del flujo linfo-sanguíneo.