657 198 146 / 926 231 883

info@ergo-terapia.es

REHABILITACIÓN COGNITIVA DESPUÉS DEL ICTUS

Rehabilitación cognitiva y el Ictus.

Cuando hablamos de Ictus hacemos referencia a la interrupción de forma brusca y precipitada de trastornos en la circulación sanguínea del cerebro. Una patología con gran incidencia en nuestro país, y que es la primera causa de discapacidad entre las personas que lo sufren.

Las alteraciones cognitivas como consecuencia de un Ictus afectan a todos los dominios, aunque hay ciertos autores que sugieren cierta importancia de las funciones como es el hecho de cambiar de una tarea a otra, mantener y utilizar información almacenada en la memoria e incluso procesar cierta información que nos llega del exterior.

Es necesario realizar un proceso exhaustivo de evaluación, donde podamos evaluar a cada paciente de forma individualizada, tratando de delimitar cuales son las dificultades a nivel cognitivo que presenta la persona afectada.

 

¿Qué es la Rehabilitación Cognitiva?

Es un método terapéutico destinado a mejorar o compensar los déficits neurocognitivos producidos por procesos que afectan el normal funcionamiento cerebral.

A través de la terapia de rehabilitación cognitiva se procura ya sea restaurar esas funciones o compensarlas a través del aprendizaje de otras habilidades.

 

Objetivos generales de la Rehabilitación Cognitiva:

  • Disminuir las consecuencias de las deficiencias cognitivas que se producen en personas afectadas por un ictus en la vida diaria.
  • Reducir el nivel con que estas deficiencias dificultan el funcionamiento adecuado del individuo en su entorno.
  • Promover y trabajar por la autonomía persona.
  • Favorecer la socialización.
  • Estimular las funciones cognitivas superiores.
  • Acompañar a la persona en la toma de conciencia de sus dificultades.

 

¿Cómo se realiza la Rehabilitación Cognitiva?

En primer lugar es necesario acudir a un profesional, que sea capaz de evaluar cuales es el perfil cognitivo de la persona. Es decir, cuales son los puntos fuertes y débiles de la persona.

Una vez que se haya realizado esta valoración inicial, es necesario llevar a cabo un programa de tratamiento que puede ser:

  • Individual
  • Grupal
  • La combinación de ambas.

Para que el tratamiento pueda tener efectividad, debe darse entre 4-7 veces por semana, donde al menos una de las sesiones debe ser individual, para que el terapeuta sea capaz de supervisar la evolución del paciente.

Las dificultad de las actividades irá en modo creciente, es decir, comenzaremos por actividades sencillas y poco a poco iremos aumentando su complicación.

A %d blogueros les gusta esto: