Single post

Fomentar la autonomía en personas con Alzheimer

¿Cómo fomentar la autonomía en personas con Alzheimer?

Una de las principales preguntas que hacen familiares o cuidadores principales es cómo pueden fomentar la autonomía en personas con Alzheimer.

En las fases iniciales de la Enfermedad de Alzheimer, las personas afectadas suelen presentar dificultad para la administración del dinero, conducción de vehículos, realizar comidas, etc. Sin embargo, ellos mismos suelen ser ajenos a dicha incapacidad, por lo que debemos tener especial cuidado con situaciones que supongan riesgo tanto para la persona como para otros.

Es en esta fase cuando debemos insistir en la realización de actividades cotidianas de forma independiente.

Es decir, fomentaremos el mantenimiento y la continuidad en la ejecución de dichas actividades, con el objetivo final de que la persona sea capaz de realizarlas durante el mayor tiempo posible. Disminuyendo de una forma considerable las cargas en el cuidador principal.

¿Cómo debemos actuar para fomentar la autonomía en personas con Alzheimer?

El punto principal en este tipo de rehabilitación radica en la paciencia por parte del familiar o cuidador, ya que en muchas ocasiones el afectado puede tardar más tiempo, se puede manchar el mismo, puede manchar algo de la casa, puede hacerlo mal, etc.

Por ello, el familiar a cargo del cuidado del enfermo debe ser consecuente con este tipo de circunstancias que pueden darse y asumirlas como un punto más en el mantenimiento de la autonomía.

Es muy importante Dejar Hacer. Los enfermos de Alzheimer, antes de ser enfermos eran personas que se encargaban de sus casas, sus hijos, trabajaban y de un tiempo a esta parte comienzan a depender de una segunda persona para todo.

Es por ello que debemos dejarles que decidan qué ropa quieren ponerse, por dónde quieren pasear o qué programa quieren ver en la televisión.

Actividades de la Vida Diaria

Si nos adentramos en las actividades de la vida diaria como puede ser vestirse o asearse, entre otras, debemos insistir en que deben ser ellos mismos los que deben ponerse las prendas de ropa (cuidando siempre que lo hagan en un espacio donde no suponga un riesgo para la persona). Supervisaremos que se ponen la ropa en un orden adecuado o  que las prendas que han elegido son las correspondientes con la estación del año en que estamos.

En caso de que alguno de los pasos lo haya realizado erróneamente trataremos de explicarlo de una forma sencilla y clara y le ofreceremos nuestra ayuda mediante órdenes sencillas para poder solucionar el error, sin forzar la situación y sin hacer que la persona se sienta mal.

En el caso de la ducha, es una actividad que conlleva un carácter de privacidad muy importante, no podemos cruzar la línea ya que provocaremos que la persona se sienta incómoda con nuestra presencia. Debemos supervisar que no existe riesgo alguno para que la persona pueda realizar la actividad de forma autónoma, y siempre que su estado físico lo permita dejaremos que sea el paciente el que realice la actividad por sí solo.

Si observamos que el proceso de enjabonado no ha sido totalmente correcto, podemos dar instrucciones de como realizarla o el orden que debe seguir.

Finalmente, reforzaremos positivamente el trabajo realizado por el paciente, ya que esto producirá en la persona una sensación de satisfacción y aumentará su autoestima.

A %d blogueros les gusta esto: